Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

Bajo fondo

Imagen
Aunque siempre quiera hacerme ver la cosa de otra manera, no sé si porque le conviene a él o porque le agarra culpa de haber pergeñado conmigo el rollo en que estamos involucrados a espaldas de mi viejo muerto, sé que en el tablero de ajedrez de Muñoz no hago de alfil ni de torre sino de peón, la única pieza con capacidad de coronar. Algo le tenían que dar de premio al pobre peón, ya que también es la primera pieza que cae en la volteada, como la infantería. Coronar es un albur y albur es una palabra que aprendí de un tango, cuando era muy chico y se lo escuché cantar al propio Muñoz en una de esas guitarreadas que organizaba mi viejo. Así de vueltas da la vida.
A veces, a este Muñoz que tengo delante se le escapa esa culpa y dice: “el finadito me lo hubiera entendido, porque tenía unos huevos ¡unos huevos!¡Tu viejo tenía unos huevos!
Yo solamente lo miro y él entra en ese trance melancólico, casi lloroso. Yo creo que Muñoz, a su manera, estaba un poco enamorado de mi viejo porque a …

Metafísica propia

Imagen
—Siempre fuiste un chico tan difícil, Santiago.. ¡Tan difícil! Yo no sé qué hice mal para que salieras así. Siempre me pregunto ¿qué hice mal con este chico?¿en qué me equivoqué con este chico para que salga así?
Aunque sé perfectamente lo que mi vieja quiere decir con ese “salga así”, ya no le doy importancia a sus quejas.
Ella hubiera preferido que me quedara a vivir en el centro. Tanto mi tía como ella hubieran preferido que me quedara en el centro, que fuera un chetito del centro que no se moja la sombra en ningún margen, que tiene amigos chetos como él, todos muy educados y con carreras universitarias que les proponen un buen pasar económico. Tipos que no saben del hambre, que no tuvieron frío, que miran a la sociedad desde un costado aunque hayan ido a colegios católicos caros y pagos donde “se supone” que la piedad cristiana es una materia del programa.
Yo fui “a la pública” porque me empaqué y mi vieja estaba floja de riendas para controlarme y le tiró con el fardo a mi viej…

Alfajor santafesino

Imagen
Cuando me reincorporé al trabajo después de la hepatitis, abandoné el blog. Lo dejé ahí, como si hubiera sido una excusa para cautivar mi aburrimiento y que se distrajera contando las historias de mi alrededor; esas historias en que yo no estaba confinado y podían darme un plus libertario. Andar por ahí, rememorando, volviendo a vivir lo que la hepatitis no me dejaba cambiar por vivencias nuevas, a menos que me pusiera a hablar de cómo se saca jugosa una pechuga de pollo hecha a la plancha.
En el interín desde que Naiara me dijo que me hiciera el blog  en vez de seguir, yo también, el camino de cuadernitos que mojonaron la vida poética de mi viejo —así te lee la gente— , hasta que me diagnosticaron la hepatitis en el día del Campeonato Nacional de taekwon-do (a propósito pareció, aunque yo ya venía piloteando el malestar desde más de una larga semana haciendo como que no me sentía cada vez peor), escribí varias cosas, conocí algunas personas y traté de entender el funcionamiento del …

Cristales de sal

Imagen
Cuando Muñoz me llamó por teléfono yo acababa de abrir un paquete de sal gruesa y me había puesto un puñadito en la palma de la mano para salar el arroz.
Uno hace muchas cosas mecánicamente. No se fija. No tiene en cuenta los detalles pequeños, como la forma de la sal gruesa en el medio de la palma. No se detiene en esos materiales de la vida que constituyen lo diario de una construcción monumental en la que todo coexiste sin que necesite de nuestra mirada.
¿Por qué uno debería detenerse en esos fragmentos de estructura vívida que pueden ser los cristales de sal en la mano que quiere salar el arroz o el movimiento de las hojas del malvón, cuando les cae una gota de lluvia? ¿Por qué uno tendría que detenerse en el gorrión que disimuladamente espera las miguitas del pan que se desmiguen del sándwich o en el sonido que hace una hilacha de viento atravesando la hendija que deja la puerta de mala calidad contra el marco que la contiene?
No sé si las otras personas se entretienen en ese ti…