Barrio de barro

Uno siempre se pregunta ¿será la última vez? Porque ya hubo una primera vez y después de esa primera, las cosas se ven de manera distinta, uno se empieza a acostumbrar a que el filo corta pero la herida cicatriza y uno se olvida de que el filo corta.

Dice Naiara —¡qué loca sabia mi flaca!— que la lucha es como el dolor de parto. Te olvidás cuando ves el resultado. Dice Naiara, las conquistas para la gente son hijos y hay que parirlas.

Mi viejo pensaba que solamente son dignas las cosas que se consiguen luchando y mi vieja lloraba de miedo y por eso un día nos fuimos por el fondo y terminamos en la casa de mi tía.

—...pero con todas esas contras son con las que se tiene que hacer algo, si uno es un hombre de enserio. Hay cosas que hay que hacerlas, porque alguien las tiene que hacer. Porque el miedo paraliza y los que están menos paralíticos tienen que pelear por los que están muy paralíticos.

Digo eso y Naiara me aplaude. El mate se sacude en su mano que aplaude. No parece macabra. Solamente parece naiara.

Y entonces yo le explico, para que deje de sacudir el mate, que todas esas cosas me las decía mi viejo y yo las aprendí y por eso también las hago. No solamente las digo.

Parece que la Macabra lo hubiera escuchado contarlas, porque los ojos se le ponen como brillantitos verdosos que fabrican luz fosforescente.

—Ustedes van a tener hijos de ojos claros —larga el Correntino Leiva, que llegó con las rosquitas de la Loli a la reunión de urgencia. Con las rosquitas y con la Loli incluída.

—Convoco la reunión por el asunto de que si siguen los incendios vamos a terminar todos con las casas quemadas —dijo cuando llegó, totalmente convencido de tener la razón— Mal que mal, todas las casas lindan por alguno de sus wines con alguien que está en una banda o en la otra banda —agregó una verdad indiscutible— y tu viejo no va a dejar que los paraguas esos le copen la parada, Nai… Olvidate hija. Tu viejo está en guerra y somos todos rehenes acá.

Después de explicar la urgencia, se sentó entre los otros viejos, de cara a los vecinos que se fueron arrimando y no dejaron de protestar por el horario de la reunión “intempestiva”, porque ya es muy tarde y no conviene andar afuera, dijeron todos.

—Y no te olvidés de los peruanos, Corrientes —mete el Chinito su bocadillo porque él tiene una guerra personal con el Rocoto por el asunto de las bicicletas.

Ya lo apretaron varias veces los del Rocoto por el tallercito que montó en la Coope para que los guachines no anden en transa por las bicis robadas. Intenta enseñarles el oficio de bicicletero y va consiguiendo por ahí cuanto descarte encuentra. El Damedós le dice “cartonero de bicis”. Pero el Chinito, firme, se montó su tallercito y tiene un montón de aprendices.

—No somos novios el Santu y yo ¿Cuántas veces más te lo tengo que decir, Leiva? —se encrespa la Macabra por lo que dijo el Correntino de los hijos de ojos claros.

—¿Le dijeron al comisario que venga, que dé la cara ese atorrante? Que venga y se haga cargo y dé alguna solución a todo este quilombo.

La voz sale del grupo de vecinos.

Hablar con Agresti es casi inútil.

El Correntino Leiva me mandó a mí para avisarle al comisario de la reunión y que por favor tuviera la gentileza de acercarse, “porque gorra con gorra se entienden mejor”, también me dio el Correntino la explicación de por qué me mandaba a mí. Yo, como siempre, dije lo de siempre: Soy bombero. Y el Correntino me contestó: Sí, zapador o sea bombero de la Policía ¿no? Gorra.

Yo fui. Me comí una amansadora de hora y pico en la subcomisaría y eso que “gorra con gorra se entienden” y Agresti nunca llegó. Le pedí al Principal Altamirano que hiciera de representante de Agresti en la reunión, solamente para no volverme con las manos vacías y él me dijo que las suyas estaban atadas y que iba a hacer todo lo posible por acercarse a la Coope si Agresti lo autorizaba.
Por supuesto, no están en la reunión, pese al clamor de los vecinos, que también sugieren que hay que llamar a los medios para que todos vean lo que pasa en el barrio.

Los medios de comunicación se volvieron el garante de los ciudadanos damnificados. Si armás lío por los medios, es como que te materializaras para los ojos de las autoridades, así, por arte de lente y micrófono, de ser invisible pasás a ser excesivamente visible, aunque ya somos famosos en la ciudad por la tierra de nadie en la que vivimos.

Los vecinos, como siempre, aprovechan para hacer toda clase de reclamos a ver si se pueden gestionar frente a la Muni que dejen de tirarnos su escombro en las esquinas los que construyen en las zonas mejores; que nos pongan luces que iluminen la boca del lobo; que vengan los de zanjeo porque cuando llueve se inunda todo y todo es un barrial. Y cosas así.

Mientras los escucho pienso que son tantas las carencias que tenemos y con las que aprendimos a convivir hasta el punto de ser parte de nuestra normalidad, que ya dentro de poco hasta los tiros y los incendios van a ser de la vida diaria. Ya la gente ve un muerto tirado en la calle y no se arremolina, sigue caminando a hacer lo que iba a hacer.

—Estamos naturalizando el mal —digo en voz baja. Lo digo en voz baja para que no me digan los otros: ¡ya salió el complicado que la va de filósofo!





Glosario:

Wines: esquinas, costados, puntos cardinales (es argot futbolero).

Paraguas: paraguayos / originarios de la República de Paraguay.

Copar la parada: ganar de mano/ posicionarse en un espacio disputado/ ocupar un territorio o zona disputada.

Guachín: guacho chiquito, En el barrio, los adolescentes, los de menor edad.

Transa: intercambio comercial turbio (en este caso). Es una palabra de uso múltiple.

Gorra: autoridad / policía.

Amansadora: espera interminable.














Comentarios

  1. Qué familiar me suena todo lo que relatas. Qué triste y qué familiar... Uno va aceptando, resignando y el cansancio lo hace desistir de esas luchas diarias. Te ganan por cansancio. Pero siempre se puede cambiar. Siempre hay algo que es la gota que derrama el vaso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirna!! Gracias por leerme. Así es, amiga, se empieza a naturalizar todo porque como pasa todos los días, pasa a ser del paisaje el dilema y ya nadie se ocupa de resolverlo, porque además, como que no se le ve ningún tipo de resolución, así que se convive y la gente empieza a modificar sus hábitos para adaptarse.
      Cada uno se defiende como puede, porque nadie te defiende si no.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  2. Hay en tu forma de contar, Simón, un aderezo que le agrega contenido a la narración al mismo tiempo que le aporta lírica. Me refiero a esas inserciones comparativas como las del filo, las del parto, la de los ojos que fabrican luz. Hacen, según mi opinión, que tu prosa crezca, es algo que valoro y que me gusta mucho como te queda. Y otro de los atributos que tiene tu estilo, que lo hace original, es la preocupación por mostrar la ética que se maneja en el barrio de Santu, la moral de la Macabra, de los amigos que se reúnen en la Coope, la necesidad de ilustrar las relaciones entre los personajes, la convivencia, la lucha diaria, la pelea por la dignidad, la enseñanza que le dejó su padre, la resistencia a naturalizar lo que no se debe.
    Y todo eso se va esparciendo a través de tus relatos, se va expandiendo de modo que uno, sin quererlo, lo va asimilando como los distintos tramos de la gestación de una novela.
    Excelente, Simón. Te mando un gran abrazo, amigo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ariel!! Gracias por venir, amigo. Yo creo que ese es justo el contraste entre las personas que viven en un mismo lugar. No todos en los barrios del margen somos delincuentes o merqueros. La mayoría se levanta a laburar todos los días, es buena gente que quiere ver crecer bien a sus hijos y a la que cada vez se la ponen más heavy, porque ya no se respeta ni a los vecinos. Antes ese código estaba. "Ese no que es vecino". Ahora no. Porque sos vecino estás re expuesto a todo y encima a que después pasen y se te rían o si decís algo, que te "llenen de besitos" el frente de tu casa.
      Igual la gente no quiere caer en eso y la pelea.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  3. Coincido con los comentarios de Mirna y de Ariel. Pienso, también, si ponerle belleza a la denuncia no le saca peso a la denuncia, y entonces se diluye.
    Pero a la vez esto nos pone como en presencia de esta lucha que se da en el barrio, donde la Coope parece ser la última rama del precipicio.

    Solo un comentario: hay un momento en que Naiara está con minúscula.

    Un abrazo grande, Simón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fer!! Lo de naiara con minúscula es a propósito. Como también puse macabra con minúscula, es para marcar las dos cosas como una condición, no como el nombre. Capaz que está mal, pero lo sentí así.
      No sé si decirle belleza, amigo. Yo creo que son como pinceladas al paso, nada más, sensaciones que me van ocurriendo mientras escribo, como que aparecen solas y me gusta como quedan.
      Gracias por leerme.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
    2. Hola Simón! Sí, ahora que lo mencionás. Tal vez no hice una lectura tan fina en ese momento. de Macabra a macabra se puede entender fácil, y uno debería estar más atento a estas pinceladas distintas.

      Abrazo grande!

      Eliminar
    3. Yo estoy agradecido porque me leés, Fer!! Eso me pone muy contento. Siempre saco cosas positivas de tus lecturas, amigo!!

      Eliminar
  4. Hola Simón, te devuelvo la visita y me quedo para seguir leyéndote, :)
    Estás dos frases me han encantado, uno se empieza a acostumbrar a que el filo corta pero la herida cicatriza y uno se olvida de que el filo corta.
    Estamos naturalizando el mal.

    Por desgracia van de la mano y son del todo ciertas.

    Muy buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Irene!! Bienvenida a este blog.
      Así es con la sociedad que nos toca. Hasta lo peor ya alcanza un toque de normalidad y con la normalidad, la indiferencia.

      Los episodios pertenecen todos a la misma historia, ya casi una especie de novela/diario de la vida en un suburbio.

      Un abrazo grande, amiga y gracias por venir a leerme!!

      Eliminar
  5. Un relato que hace honor al titulo, "Barrio de Barro" una historia que une o separa a las gentes que viven tan cerca, con problemas seguidos que si te metes en medio eres el malo y si consigues armonia eres el mejor. Se olvida el pasado, ese "filo que corta" y las cosas vuelven a comenzar.

    No queda otra que la supervivencia, ir aprendiendo a vivir con lo que se tiene y arreglar las cosas de la mejor manera posible. Yo creo que el ser humano es capaz de adactarse a cualquier situacion y si el miedo anda por medio, la vountad para renovar, reclamar y crear otras perspectivas mejores quedan relegadas a un segundo o tercer plano.

    Me ha gustado mucho el relato, Simon, le has dado verdadero toque de realismo, en cuanto al barrio, a la familia amigos a todo o que implica los problemas en una gran comunidad.

    ¡Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mila!! Gracias por venir, amiga!! Es así como vos lo decís. Cada vez se pone más complicado el asunto porque la expectativas son cada vez peores para la gente que vive en este tipo de barrios y a la que no le alcanza lo que gana para tener una vida medianamente digna.
      Entonces, cuando la sociedad te saca de juego, las personas arman su propio juego en esas otras sociedades que los acogen y les dan trabajo y hasta cierto poder (como las sociedades mafiosas de narcos y otras ramas).
      Acá hay mucha gente muy trabajadora. Es un barrio de gente trabajadora que se ve cada vez más empobrecida aunque la pelee de sol a sol.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  6. De mi parte apoyo el toque poético, eso es hacer literatura, de otro modo serían solo crónicas periodísticas.
    Vos contás y todos nos adentramos a tu lado en el barrio, tenés ese poder, Simón. Y lo interesante es cuando te ponés filosófico, como también son imperdibles los comentarios de la Macabra.
    Dos sugerencias:
    "Pensaba mi viejo que solamente...", lo siento mejor con el sujeto adelante: "Mi viejo pensaba..."
    "... a la Muni que (nos) dejen de tirar escombro..." ese "nos" no va.

    Esta vez te comiste el glosario y hay varias palabras que pueden no entenderse para los que no son de acá.

    Abrazo grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirella!! Ahí corregí lo que me decís de que suena mejor de la otra forma.
      El "nos" lo puse porque no es la Muni, sino los vecinos de otro lado los que nos vienen a tirar escombro en las esquinas, cuatro en particular que ya parecen un basural y eso provoca que las zanjas no drenen, no corre el agua y se inunda todo. No sé si sacando el "nos" no queda como que es la Muni la que tira el escombro. Le voy a dar una vuelta para que quede bien aclarado. A veces a mí me parece que está claro porque lo tengo en la cabeza y lo estoy viviendo, pero no lo escribo bien, como para todos, jajajajaja.

      Me comí el glosario, es verdad!! Lo puse en el del verso de mi viejo y en este me lo olvidé. La hepatitis en vez de concentrado me tiene medio disperso, porque estoy muy aburrido y no hay peor cosa para mí que el aburrimiento o más que el aburrimiento, el estatismo, tener que estar quieto.
      Un abrazo re grande, amiga!!

      Eliminar
  7. Cada uno ve para su santo en las reuniones vecinales, y efectivamente, el mal se nos está naturalizando. Ya te había leído y me había costado trabajo entender por los regionalismos que utilizas, creo que ahora son menos, pero aun así a veces se me complica.
    Es bueno leerte Simón, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gildardo!! Qué sorpresa!! Bienvenido, amigo. Me da mucha alegría que vengas a visitarme por acá.
      Como lo que me decís de que no se me entendían los localismos le pasó a mucha gente, la diosa de Mirella me aconsejó que pusiera un glosario, así que ahora siempre lo pongo debajo de lo que escribo, para que se pueda entender.
      Te mando un abrazo grande con muchísimas gracias por haberte acercado, amigo!!

      Eliminar

  8. Naiara es, además de loca sabia, una pragmática sin saberlo ella misma, su única filosofía o moral es la que se funda en sus efectos prácticos, o sea, su experiencia de vida en el barrio…ella sabe que aunque el filo corta la herida cicatriza. Y una luchadora, como tu viejo.

    Un cosita Simón,y disculpas por ejercer de "maestra ciruela" jeje, aunque escribes de modo coloquial y libre, casi como si pensaras en voz alta, creo que para que haya concordancia en el plural la frase de “las cosas se ven distinto”, debería decir “las cosas se ven distintas” o “Las cosas se ven de modo distinto”

    Hay escenas muy visuales, (cuando el mate se sacude en la mano que aplaude)

    Y escenas muy reales, en cualquier reunión de cualquier tipo siempre hay alguien que protesta por cualquier cosa.

    Se distinguen bien las diversas voces y opiniones en la gente de la reunión.

    Bien por la invisibilidad del barrio conflictivo de cara a los medios, en sus circunstancias es mejor pasar desapercibidos.

    Y ¡bravo! Por la lucha para mejorar el barrio, donde si se ve un muerto tirado se pasa de largo.

    En la voz protagonista narradora, la tuya, se distingue sobre todo una preocupación para la mejora del barrio (donde si se ve un muerto tirado se pasa de largo). No eres filósofo, no solamente, eres un luchador social compañero, tus escritos lo demuestran Simón.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga!! Gracias por hacerme ver eso de distinto y distintas. Como está empleado como decís en la segunda opción, voy a tomar esa de las dos que me sugerís. Muchas gracias!!
      Aunque uno se acomoda, se amolda, me da mucha tristeza lo que pasó con mi barrio. Cuando era chico, aunque estábamos casi en las afueras de la ciudad, el barrio era lindo, la gente se tenía cariño, todos se ayudaban, no estaba la ley de la selva que hay ahora.
      Yo creo que la realidad pasa por "a Dios rogando y con el mazo dando", como dice el cura de la capillita que tenemos acá y que está en la voluntad que pongamos para volver a la normalidad que podamos tener de nuevo algo de normalidad. La total ya sé que no la vamos a recuperar nunca, pero que no sea la cosa tan heavy.
      Creo que era Bretch el que decía que para que el mal avance alcanza conque el bien se quede quieto un rato.

      Un abrazo grande, Tara!!

      Eliminar

Publicar un comentario

ZONA POPULAR

Inteligencia sin claridad.

Agitando un pañuelo es estar agitando un pañuelo.

Pasajes raros

Aniversario

Lo kafkiano de lo que no está.

No haciendo tablas

Madre hay una sola (menos mal...)

Bajo fondo