La rara incapacidad de escribir una carta de amor





Cuando tocás el timbre yo ya sé que sos vos porque el Apolonio no torea. Como yo, no torea. Hace voces raras que parecen suspiros de perro y yo sé que sos vos porque él se queda ahí, nervioso, medio como temblando y suspirando como si en vez de suspirar llorara para que le hicieras una caricia mientras te mira del otro lado de la reja. Pero yo sé que vos no lo acariciás, que no te animás a meter la mano por la reja y acariciarlo porque el Apolonio siempre muerde.

No sé por qué cada vez que venís yo tengo una grela encima que me da vergüenza abrirte y que me veas y pensés que soy un roñoso que no me baño primero y después me preparo el mate y yo no te puedo explicar que llego con una lija terrible a casa y que el mate es un amigo.

A veces no te abro para que no te pensés que soy un mugriento porque es verdad que la mayoría del tiempo estoy sucio y tengo más olor que el Apolonio con su manía de revolcarse en la zanja. El laburo es así y lo tengo que hacer bien y para hacerlo bien la tengo que cinchar tupido. Total, acá en casa estamos el Apolonio y yo y ya nos acostumbramos al olor. Por eso a veces no te abro y me quedo adentro, haciendo lo mismo que hace el perro, suspirando y escuchándome el corazón, hasta que sé que te fuiste porque el Apolonio se vuelve conmigo. Mientras estás afuera, él se queda con vos como me gustaría quedarme yo. Cuando te vas, vuelve y se acuesta debajo de la mesa. Seguro que piensa que soy un quedado. Me mira fijo cuando entra y los ojos me dicen eso, que soy un quedado.

Cuando tenés un problema tocás distinto el timbre y entonces sí te abro. Lo tocás diferente, no como una visita. Lo tocás como si tocaras el botón de la alarma contra incendio y ahí a mí no me importa si estoy muy sucio o tengo bando a birra o recién me tiré un ratito en la cama porque me caigo de sueño. Ahí siempre te abro.

Sé que si me necesitás no te importa la mugre y me abrazás todas las veces. Siempre me abrazás cuando tenés un problema.



Glosario:

Grela: mugre, suciedad.

Lija: hambre.

Cinchar tupido: trabajar con mucha energía.

Tener bando: tener olor.

Birra: cerveza.


Comentarios

  1. ¿Qué más puede pretender una mina que una carta de amor en estos términos? ¿Que le hables de los pajaritos y las flores?
    Te tirás a la pileta a puro coloquial, cosa que es muy pero muy interesante o puedo decir que a mí, en lo personal, me gusta ese tomar el riesgo de que te entiendan solamente los argentinos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la lectura. Está bueno conocer opiniones para saber como recibe la gente lo que lee.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Vine hastaaquí a través de Gavrí y me gustó mucho lo que encontré.
    Qué importa el olor, la mugre si no estamos bien, lo que vale es el abrazo que da fuerzas. Lástima que el protagonista no abra siempre.
    Entre tanto español y latinoamericano que abunda en la web, me encantó encontrar una voz argentina y un texto bien escrito.
    Saludos, Simón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mirella! Bienvenida a este lugar donde estoy intentando contar algunas cosas a ver cómo me va.
      Lo que me decís me pone contento porque yo pienso que es muy importante saber lo que piensan los otros para así uno poder mejorar o comprender cuales son sus fallas.
      Yo lo que quiero es escribir bien, para mí, quiero decir. No tengo idea de subirme al exitismo. Quiero yo, por mí y para mí, poder escribir bien . Si gusta, mejor que mejor. Ya es lo más.
      Así que te doy de nuevo las gracias porque viniste a ver qué onda y porque me dejaste tu impresión.
      Saludos en este domingo de Pascua y espero que nos leamos.

      Eliminar
  4. Hola, no se bien como llegué hasta acá, pero lo importante es que vine, leí y pienso seguir leyéndote Simón Virdaén, porque escribes de manera visceral, sin aspavientos ni florituras, y la manera de contárselo a una mujer, a una mujer de verdad, es tal como lo has contado, si eso te vale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tara!! No tiene mucha importancia como llegaste. Lo importante es que llegaste y sos muy bienvenida en este blog y tenés todo mi agradecimiento por el comentario que me dejaste y que me vale de mucho, porque mi interés al empezar a sacar las cosas del cuaderno y ponerlas en internet es saber qué hay para mejorar porque mi deseo es escribir bien alguna vez y para eso uno necesita que le canten la justa. Los amigos te dicen a todo que está lindo y todo les parece que está bien, así que mucho no me puedo fiar de ellos y por eso busco que gente que esté en el tema me de su opinión sincera.
      No es que quiero ser un escritor famoso ni nada de eso. Quiero solamente escribir bien para mí, para mi mismo.

      Gracias por leerme y comentarme. Nos leemos.

      Eliminar
  5. Disiento en lo que dicen más arriba: el escribir, escribir con corrección es escribir en español, a pesar de la variedad de los diferentes países latinos. Nadie es más que nadie en este mundo virtual, de blogs, y de letras. Si fuésemos Benedetti, o Gabo no estaríamos aquí: estaríamos vendiendo libros. Te diré que en tanto tiempo me he encontrado todo tipo de escritos y autores en la red. Nadie es mejor que el otro, unos impactan al primer párrafo, y otros se quedan por el camino. Es doloroso para alguien que empieza desalentarlo, siempre te diré que leas, leas mucho, a los clásicos, o a quién prefieras. Todo depende de si quieres ser escritor profesional, o escribir tus sentires exponerlos al público. Al estar en internet nuestros relatos te puedes encontrar comentarios de todo tipo, pero también están los falsos halagüeños que te dicen que escribes de película. Siempre, siempre se puede mejorar.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no quiero ser escritor profesional ni vender libros porque sé que eso no es para mí y por eso no me ilusiono ni se me ocurre. Sé que no todo lo que brilla es oro y por eso mismo soy el primero que reconozco las limitaciones que tengo.
      Escribo lo que se ve que escribo y lo escribo en la forma de escribir que me cabe a mí que es esta que se ve. Como no soy español, mi castellano es el castellano que se habla en la Argentina y específicamente en la ciudad donde yo vivo. Me parece lo más natural. Lo otro me quedaría grande o me quedaría prestado, que sería todavía más increible que si escribo como hablo.
      Como no tengo pretensiones de hacerme ni el Gabo ni el Borges, escribo como se me da a mí escribir. Y si hay gente a la que le gusta, me pongo contento. Y si recibo consejos, me pongo además de contento, agradecido al que se toma la molestia de darmelós cuando podría pasar de largo y no decirme nada. Y si me dicen que algo está mal, no convence o le falta, lo vuelvo a mirar y a darle vueltas hasta que me parezca que mejoró.
      Lo de hacerse los escritores lo dejo para otros egos.
      Yo quiero escribir bien y nada más, pero escribir bien yo y para mí.
      Gracias de nuevo Danae.

      Eliminar
  6. Es difícil tomar una opción sobre usar la lengua que uno habla todos los días o aquella que reconocemos como más ortodoxa, personalmente pienso que hay que respetar la que se elija, el problema de no entender cabalmente lo que se lee se elimina con un glosario y enriquece a todo aquel que sea inquieto. Por las razones que fuera, hablo andaluz y en mi niñez esta variación del castellano estaba un poco desprestigiada, sin darme cuenta aprendí a hablar de una forma y a escribir de otra, solo de vez en cuando deslizo alguna palabra que pertenecía al habla popular.

    Me ha parecido bueno tu relato, con pocos mimbres has sabido crear sensaciones asentadas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco!! Justamente estoy tratando de incorporar los glosarios a los post que todavía no los tienen.
      Trato de hacerlo, pero a veces, el tiempo me juega en contra.

      Con respecto al uso del castellano, también los españoles utilizan mucho sus modismos y los de este lado tenemos que ir a buscar que están diciendo. Quizás, al ser la lengua madre la que se habla en España, dan por sentado que los modismos españoles (follar, ligar, coño, pijo -mejor no decirle pijo a nadie en Argentina-, hasta "Concha", el diminutivo de Concepción -tampoco usarlo por aquí- y otros) son normales dentro de la interpretación del idioma.
      Nosotros también muchas veces nos quedamos pensando qué nos quisieron decir o nos vemos en la necesidad de preguntar.
      Somos tantos los que hablamos la misma lengua "a nuestro modo" (incluso dentro de los hispanoparlantes de este lado) que ya todas las formas, gracias a intenet, me parece que se están haciendo universales.

      Un abrazo grande!!

      Eliminar

Publicar un comentario

ZONA POPULAR

Inteligencia sin claridad.

Agitando un pañuelo es estar agitando un pañuelo.

Pasajes raros

Aniversario

Lo kafkiano de lo que no está.

No haciendo tablas

Madre hay una sola (menos mal...)

Bajo fondo