La Coope



De afuera no dice nada. Es un portón de chapa gruesa escoltado por tapiales altos terminados con bloque sin revocar y arriba de todo eso, tachonados con culos de botella por si alguien todavía quiere hacer el intento y saltar para el patio buscando afanarse la harina de la panadería.

Las paredes del frente están pintadas con graffittis que dicen La Coope bien grande y un poco más chico y abajo de eso “es de todos”. Después hay pintados símbolos: tribales, indígenas, urbanos, revolucionarios y un montón de buenas ideas como si fueran carteles de colores. En conjunto, la fachada entera es un lindo mural, un mural importante.

En el patio de adelante está el horno de barro. Hay un emprendimiento para hacer pan y surtir a este lado del barrio porque para el otro es difícil pasar.

Después está el “salón”. Todos le dicen pretenciosamente el SUM, por eso de Salón de Usos Múltiples, como los de los edificios caretas de propiedad horizontal. El nombre es irónico porque la verdad es que todos le decimos “el galpón” que no zafa de su condición de galpón cuando tenemos que planear algo que hacer ahí adentro.

Lo que sí, es muy múltiple el SUM, porque depende del día, alberga todo tipo de actividades, aunque la que se ocupa todo el fondo, bien lejos de las que se hacen adelante para no estar jodiendo, es siempre la Escuelita de Artes Marciales.

Como el galpón es un galpón abandonado por un tipo que quebró en las épocas en que quebraba todo el mundo y se piró al extranjero dejando a medio barrio culo p’arriba porque de la noche a la mañana cerró la fábrica de puertas de aluminio y sin explicación vació todo y se evaporó dejando a los obreros en la calle, el Chinito con el correntino Leiva, cuando pasó la borrasca y el expediente de recupero quedó atascado para siempre, voltearon la pared que separaba la tapera que era la Coope al principio y se quedaron con el galpón incorporado.

Ahí adentro funciona la escuelita/gimnasio, la murga, el apoyo escolar para niños, jóvenes y adultos, el taller de electricidad, la panadería, el costurero, la biblioteca y hasta un taller literario que disimula en realidad un grupo de autoayuda para víctimas de violencia doméstica.

Los sábados a la noche hay bailanta: La Peña de la Coope. Es un clásico.

Yo soy nacido en el barrio pero por esas cosas de la vida, me fui. Mi vieja me sacó de ahí y nos mudamos a otra parte cuando se separó de mi viejo. Los sábados yo volvía al Paraíso para visitar a mi viejo y a todo lo que había dejado en el barrio por esas cosas de la nostalgia. Me tomaba el bondi y volvía porque el barrio es un lugar donde fui feliz y porque estaban mis amigos y mis cosas. Al nuevo que nos mudamos con mi vieja no me pude adaptar del todo y eso que era mejor, con otra onda.

También me fui de ese, pero ahora me fui yo, cuando crecí. Decidí irme, hacer la mía, “volar del nido” decía mi tía porque con mi vieja vivíamos en su casa. Yo me fui a vivir solo y las dejé a las dos ahí, en el caserón de los abuelos, con todas sus plantas de malvón y sus glicinas y sus álbumes de fotos viejas oliendo a cajón y sus peleas a la hora en que anochece y hay que decidir si comer pollo o pescado.

Puede ser que porque lo tuve poco, quise ser como mi viejo y abracé su profesión. También debe ser por eso que cuando me dijeron si me interesaba el laburo dije que sí para volver al barrio, al Paraíso.
Y sacando la Coope, donde laburo a full porque todavía se puede laburar de este lado del barrio, creo que más que al Paraíso, me tiraron de jeta hacia el Infierno.

Lo bueno es que vivo en la vieja casa de mi viejo y a veces hablo con él, cuando está oscuro y su fantasma no asusta ni a Apolonio.



Comentarios

  1. Simón, este es un capítulo tremendamente emotivo. Iba a decir algunas cosas, pero voy a dejar que las diga José Viñals:

    "Hay una tendencia a fundir y confundir padre y pueblo con origen. Creo que este libro es producto de esa confusión".

    El fragmento corresponde al acápite del cuento "El pan del oficio", que está en el libro MIEL DE AVISPA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será porque todo es un asunto de raíces, Fernando.
      Muchas gracias por pasar a leer. Voy a tratar de conseguir el libro de Viñals en la biblioteca. Me gusta mucho leer y el título es muy ganchero.
      Después que cuento qué me pareció.
      Saludos

      Eliminar
  2. A mí me gusta mucho ese libro, lo leo cada vez que puedo.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto lo consiga y lo lea, cambiamos impresiones.

      Saludos y gracias de nuevo por la recomendación.

      Eliminar

Publicar un comentario

ZONA POPULAR

Alfajor santafesino

Cristales de sal

Feroz muchacho de viento

Barrio de barro

La rara incapacidad de escribir una carta de amor

El Paraíso

No haciendo tablas

Naranja amarga