Barrio de barro


Uno siempre se pregunta ¿será la última vez? Porque ya hubo una primera vez y después de esa primera, las cosas se ven distinto, uno se empieza a acostumbrar a que el filo corta pero la herida cicatriza y uno se olvida de que el filo corta. 

Dice Naiara ¡ qué loca sabia mi flaca! que la lucha es como el dolor de parto. Te olvidás cuando ves el resultado. Dice Naiara, las conquistas para la gente son hijos y hay que parirlas.
Pensaba mi viejo que solamente son dignas las cosas que se consiguen luchando y mi vieja lloraba de miedo y por eso nos fuimos por el fondo y terminamos en la casa de mi tía. Qué duro cuando la hembra de uno llora de miedo por lo que uno hace. Pero es lo tiene que hacer, si es un hombre de enserio hay cosas que hay que hacerlas, porque alguien las tiene que hacer. Porque el miedo paraliza y los que están menos paralíticos tienen que pelear por los que están muy paralíticos. 


Digo eso y Naiara me aplaude. El mate se sacude en su mano que aplaude. No parece macabra. Solamente parece naiara.

Y entonces yo le explico, para que deje de sacudir el mate:

De todas esas cosas decía mi viejo. Parece que la Macabra lo hubiera escuchado contarlas.






Comentarios

ZONA POPULAR

La rara incapacidad de escribir una carta de amor

Pan de ayer

Otros shakespeares

Madre hay una sola (menos mal...)

El Apolonio

Calle Salta